HUMOR CIENTÍFICO

HUMOR CIENTÍFICO
¿Con qué se cura la anemia? Con Fe

lunes, 29 de junio de 2015

EL TIEMPO EN EL ESPEJO

     Con este relato he vuelto a ganar el concurso de relatos del IES Llanes, esta vez ex-aequo con el otro participante que se presentó......                       

                                                     EL TIEMPO EN EL ESPEJO
                                                    
  Hubo una época en la que Dorian podía mirarse en cualquier espejo y ver siempre la misma cara joven y lozana, pero con las típicas marcas que el tiempo nos dibuja: una peca aquí, quizás un pequeño lunar allá.
   Pero en un cierto momento, que ya no recuerda, empezó a notar una extraña diferencia entre su imagen en el antiguo y desvencijado espejo que su bisabuelo guardó en el desván y el resto de cristales de la ciudad.
   El espejo del desván mostraba el paso del tiempo en su rostro y también, tuvo que admitir con estupor primero y resignación después,  el alma de un hombre en el que no se reconocía. Era un rostro flaco, deformado por una enfermedad que no sabría decir cual era, a pesar de ser él mismo un afamado médico. Lucía unas extrañas gafas y tenía un rictus permanente en su boca, por lo que muy extrañamente podría hablar, según su opinión. Pero lo mas terrible era el odio con el que los ojos de esa cara especular le miraba: un odio acérrimo, profundo. Un odio que no admitiría perdón de ninguna clase.  
    Por el contrario, los demás espejos mostraban a un hombre joven pero maduro, en esa edad de plenitud de forma e inteligencia del ser humano. Lo sorprendente era que esa imagen no variaba con el paso del tiempo, de forma que cuando la diferencia entre su edad real y la aparente fue demasiado evidente, no le quedó  mas remedio que irse a otra ciudad donde no le reconocieran y así disimular su secreto: el secreto de lo que a él le parecía la eterna juventud. Eterna juventud no buscada ni comprendida, pero real.
   Por supuesto, Dorian se llevó el espejo a su nueva residencia. Allí fingió tener una edad mucho menor que la que su cuerpo afirmaba y observaba cómo el paso de los años le quitaba poco a poco lo que de nuevo había construido: amigos, mujer, hijos. Era muy duro tener que desaparecer dejando atrás todo lo que había llegado a amar; pero nunca se atrevió a confesar a ningún ser querido lo que parecía ser su triste destino: ser siempre joven en un mundo de gente que envejece y muere.
   Y así  pasó Dorian mucho tiempo, repitiendo ciclos que terminaban con huidas sin explicaciones, sin una sola palabra de consuelo; dejando atrás mucho dolor. Y en el espejo la cara amargada de un ser enfermo y deforme, vivo pero muerto en vida. Su cara era la pura encarnación de una momia viviente; en la que sólo el brillo de sus ojos denotaba la inteligencia y el odio de su propietario.
    ¿Qué misterio temporal alentaba su secreto?. Dorian leyó mucho sobre lo que era el tiempo; pero poco sabía el hombre mas allá de la subjetividad de su paso y la inexorable cadencia de los minutos, días, años.
    Hasta que la ciencia empezó a saber algo mas. El tiempo había empezado una vez, no era ese río eterno que siempre ha fluido hacia adelante, sin principio y sin final; mirando siempre al frente, siempre al futuro, nunca al pasado.
    Un joven parecía saber mas sobre el tiempo que ningún otro sabio. ¿Podría ayudarle a comprender?,¿podría, quizás, enseñarle a dar de nuevo cuerda temporal a esa vida detenida en el mundo real, pero que avanzaba imparable en el otro lado del espejo maldito?.
                    ¿Qué es el tiempo?, ¿cuando empezó?- peguntó Dorian.
                    El tiempo señala el principio del universo. El big bang, el momento de la creación del universo, es el comienzo del tiempo- le explica el joven-. A partir de ahí el desorden del universo, su entropía, debe aumentar constantemente. Cómo el número de partículas en el universo es enorme, nos parece que el tiempo siempre fluye hacia adelante. No está permitido hacer ciertas cosas con el tiempo, porque significaría ir en contra de la flecha del tiempo, es decir, el aumento ineludible de la entropía, del desorden del universo.
                    ¿Y si yo le dijera que hay tiempos diferentes, tal vez mundos con flechas que apuntan en diferentes direcciones?.
                    Imposible.-contesta el joven.
Y Dorian le enseña las pruebas acumuladas de tantos años. Le habla del espejo y del cadáver viviente que le mira a través del otro lado.
                    Quiero ver el espejo- le dice el joven.
                    No es agradable de ver- contesta Dorian-. ¿No tiene bastantes pruebas?.
                    No, necesito mas. La magia nos hace ver cosas que nos parecen ciertas pero que no lo son- argumenta su interlocutor.
                    Bien, comprendo que necesite ver para creer de verdad-.admite Dorian.

Asi que Dorian vuelve al dia siguiente y desempaqueta el espejo en la casa del joven. Lo cuelga de la pared y cuando se acerca a él, para su sorpresa, no aparece la cara avejentada de su terrible gemelo temporal, sino una silla de ruedas vacía en una habitación lúgubre, oscura, con una puerta sencilla y cerrada.

                    No refleja mi imagen. ¡Solo una silla vacía!- exclama Dorian.
                    Me acercaré- dice el joven.
Y al acercarse ambos contemplan no sus imágenes, sino la silla vacía en la misma habitación en la que se encuentran ahora mismo.
                    Esto no es un espejo- comenta el joven- mas bien parece una ventana a otro universo paralelo, conectado con usted de alguna extraña manera.
                    ¿Si rompiéramos la conexión podría seguir una vida normal?- pregunta Dorian.
                    Como comprenderá no puedo saberlo sin investigar y pensar a fondo sobre el asunto- replica el joven.
                    Le daré tiempo y le daré el espejo. Pero es algo sólo entre usted y yo.- le insiste Dorian.
                    No se preocupe, cuando no está usted el espejo se comporta con la mayor normalidad y no tengo intención de que me tomen por loco.
                    Ya le llamo cuando sea capaz de saber algo mas...

      Tiempo despúes Dorian y el joven se reúnen otra vez en la misma habitación.

                    ¿Ha cambiado algo mas en el espejo?- pregunta Dorian-. ¿Me puede ayudar ahora?.
                    El espejo está igual.- contesta el joven- pero es curioso que ahora el espejo refleja la luz de forma normal a menos que sea yo el que se pone delante de él. Sólo yo veo la silla. Debe de haberse creado una conexión entre mi y el universo paralelo a través de usted.
                    No sabría decirle porqué pero es así- continua el joven-. Sólo cuando yo miro se ve la silla igual. Sin cambios.
                    ¿Y eso que significa?- insiste Dorian.
                    Nada en principio. Tenemos una conexión y nada mas.
                    Pero he pensado que podemos intentar pasar a la habitación del espejo- dice el joven. Si aplicamos un arco de elevada energía alrededor del espejo es posible, según mis cálculos, forzar la entrada a través del espejo. Como una puerta entre dos universos.
                    ¿Y quién irá?- pegunta Dorian.
                    Usted, naturalmente- contesta el joven- yo no arriesgaré mi vida y además debo controlar el proceso desde aquí.
                    De acuerdo- dice Dorian.

El arco de energía alrededor del espejo brilla con una aurora azul y Dorian entra a través de el. Allí está la silla y mas allá otra puerta. Cuando mira otra vez hacia atrás ve otro espejo igual a su viejo enemigo. Pero este sólo refleja su imagen en la habitación de la silla de ruedas. Un espejo normal y corriente. Solo eso. Nada mas.
Al cabo de muchas horas, un desconcertado y resignado Dorian abre la puerta y la traspasa hacia otra vida en otro tiempo.
El joven mira como Dorian se esfuma en otro universo y, tras un pequeño fulgor, observa como el espejo se oscurece por un momento y refleja la habitación en la que se encuentra. Y nada mas.     Prueba en otra habitación y nada anormal ocurre.
Después de dias de pruebas se convence de que nada puede hacer y que es mejor no decir nada de lo ocurrido.
Años mas tarde, con una mano casi inútil, al cerebro del ya no tan joven Stephen Hawking le asalta la duda. Va a visitar al viejo espejo y con manos temblorosas rasga los papeles que lo cubren.
Y al ver su imagen reflejada, contempla horrorizado a un rostro joven y sin secuelas de enfermedad. Comprende que su vida se desliza irremediablemente hacía muchas décadas de sufrimiento, encerrado en un cuerpo inútil del que su privilegiado cerebro nunca será capaz de escapar. Lo sabe con la misma certeza con la que es consciente de que en ese mismo instante, a muchos años en el pasado, un extrañado Dorian contempla su joven rostro en ese mismo espejo que los atará hasta el fatídico momento en el que Dorian entre en una habitación con una silla, su silla, en otro tiempo, en otro mundo.


miércoles, 17 de junio de 2015

¿QUÉ OPTATIVA HAGO EN SEGUNDO DE BACHILLERATO?


   Termina un duro año de trabajo para los alumnos de primero de bachillerato. Todos estamos cansados (yo mas que nadie, que para eso soy el mas viejo del lugar), pero sonreímos al intuir la luz del verano que se aproxima. Tardes de sol, largos dias de vagancia, de sueño, de mucho hablar con los amigos, de risas, quizás de baños en la playa...
    Pero antes de eso, a los alumnos que han hecho bien su trabajo les queda una elección muy importante que hacer. Una elección de la que puede depender en gran medida su futuro: ¿Qué optativa elijo en segundo de bachillerato?.
   Porque segundo de bachillerato es un curso esencial que marca profundamente el futuro académico de la persona que desea realizar estudios universitarios. Es un curso duro, muy duro; casi con toda seguridad el curso que requiere una mayor dedicación y esfuerzo en lo que les resta de vida formativa (sólo comparable, salvando las distancias, a realizar un examen del MIR o preparar una oposición fuerte).
   En segundo de bachillerato no basta con obtener una notita que salve los muebles. Ahora tenemos que competir con todos los alumnos andaluces para obtener esa nota de acceso en la selectividad que nos permite entrar en tal o cual facultad (y ni te cuento si queremos un doble grado).
   Y además no podemos perder de vista el hecho de que hay muchas carreras esperando, un gran abanico de posibilidades que no podemos descartar de un plumazo eligiendo optativas que nos puedan restringir la elección.
   ¿Cómo no equivocarme? Intentaré ayudar con este post.
   A mi entender hay que comenzar respondiendo a una pregunta básica: ¿somos resultadistas o apostamos por la formación?.
   A los primeros les interesa estrictamente el resultado a obtener, es decir, una nota que nos permita entrar en la carrera elegida a toda costa, sin mirar si la optativa elegida me sirve para afrontar esos estudios superiores que queremos hacer. En este caso elegiremos una optativa con poca exigencia en contenidos, lo que me permitirá obtener una muy buena nota durante el curso y la selectividad. Además me libera tiempo para dedicar otras asignaturas.
   No es un mal plan, si somos conscientes de dos cosas: tendremos que estudiar mas durante las carreras en esas asignaturas de las que no tenemos nivel (no la hemos elegido como optativa en bachillerato) y que podemos quedarnos sin plan B si no conseguimos a pesar de todo entrar en la carrera elegida.
   Pongamos un ejemplo típico basado en mi experiencia. Queremos hacer medicina y elegimos historia de la música en vez de física. Si no entramos en medicina nos hemos creado un problema importante si pretendemos hacer una ingeniería (que era el plan B).
   Y perdemos mas cosas. Si hacemos física ampliamos nuestras habilidades matemáticas (que estamos trabajando constantemente en física), desarrollamos nuestra capacidad de abstracción y resolución de problemas y somos capaces de comprender mas y mejor muchos aspectos de otras asignaturas de ciencias; como química (enlaces, átomos), biología (impulsos nerviosos, forma de trabajo de músculos), electricidad y otras.
   Por cierto.. ¿hemos valorado el aumento de notas en estas otras asignaturas por cursar la asignatura mas útil,en vez de la mas cómoda?.
   Por el contrario las personas que buscan formación eligen su optativa sólo en función del tipo de carrera que tienen en mente realizar. Así si quiero hacer la carrera de química, resulta imprescindible elegir física de optativa, dado que me enfrentaré a varias asignaturas relacionadas con la física (Física I y II, Química Física I, II y III y Ampliación de Química-Física).
  ¿Cual es la mejor opción?. Pues todo depende de los objetivos que persigamos y de  nuestra capacidad para afrontar asignaturas complicadas.
   Si la carrera elegida tiene una baja nota de corte ,entonces debemos buscar únicamente nuestra formación. En la universidad de Sevilla la nota de corte de química (2013-2014) fue de 7'77 y 6'45 para matemáticas. Basta con aprobar la selectividad (contando con las asignaturas de modalidad para subir la nota de admisión) para entrar en estas facultades; por lo que si queremos ser matemáticos elegiremos física (física I y II en el plan de estudios de matemáticas) o bien estadística o algo de informática (hay computación en el plan).
   Si la nota de corte es alta, buscaremos un equilibro entre resultado y formación. Si vamos a una carrera relacionada con la salud (medicina, enfermería) y la física me resulta imposible, entonces elegiré otra optativa que también me sirva para el futuro y que me ayude en el presente, como estadística. Y siempre tendré presente el plan B, no vaya a ser que después no entre y no pueda acceder a esa carrera que a lo mejor también me puede apetecer realizar (como óptica, que requiere mucha física).
   Son elecciones difíciles que alguno de vosotros tendrá que hacer con mucho cuidado, valorando todos los pros y los contras: facilidad de obtener una anota alta, nota de corte de la carrera que quiero, futuras careras que puedo querer hacer, conocimientos y habilidades que debo de adquirir y me ayudan o me harán falta, etc.
   Pero yo siempre aconsejo priorizar la formación. La formación es siempre el camino mas correcto. En la vida los atajos fáciles para alcanzar los objetivos a corto plazo no compensan. Siempre es mejor andar los caminos que nos llevan con mayor seguridad a conseguir los objetivos a largo plazo. Bien los sabemos aquellos que tenemos mas experiencia (ya sabéis eso de que mas sabe el diablo por viejo que por diablo).

P.D.: agradecería a lo lectores que comentasen este post, especialmente a mis antiguos alumnos (si me leéis, claro) que están este año en la universidad, ya que bien puedo estar equivocado en mis apreciaciones. Y el objetivo del post es ayudar a elegir a mis alumnos actuales (o a quién me lea que esté en esta circunstancia) y no a sentar cátedra.